El BNE interpretó Chacona y Zapateado en el homenaje a Javier Latorre

Miriam Mendoza, Chacona.
Miriam Mendoza, Chacona. IMAE

El 9 de noviembre, el Ballet Nacional de España participó en la gala benéfica organizada en el Gran Teatro de Córdoba con motivo de los 50 años de trayectoria del exbailarín del BNE y coreógrafo Javier Latorre.


En línea con uno de los objetivos que se ha planteado como director del BNE, Rubén Olmo recuperó dos obras del repertorio para este homenaje a Javier Latorre, autor asimismo de coreografías para el BNE como Luz de alma (1998), Poeta (1998), El loco (2004) y Ángeles caídos (2012). Las piezas elegidas para esta gala a beneficio de la Fundación Arco Iris, celebrada en el marco del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, fueron Chacona y Zapateado de Sarasate.

Chacona es una creación de escuela bolera de Victoria Eugenia ‘Betty’ para Maribel Gallardo, con música de José Nieto. El BNE la estrenó el 28 de julio de 1990 en el Teatro Herodes de Atticus de Atenas (Grecia). La bailarina encargada de interpretarla en el Gran Teatro de Córdoba fue Miriam Mendoza, bailarina solista del BNE, que utilizó el mismo vestido diseñado por Pedro Moreno para el estreno de esta alegre pieza. Demostró ante el público de Córdoba su dominio de la difícil disciplina de la escuela bolera, baile en puntas, como el ballet clásico, que utiliza además uno de los elementos más distintivos de la danza española, las castañuelas o palillos.

Francisco Velasco, bailarín principal invitado del BNE, se hizo cargo del difícil papel de ejecutar el ejercicio de preciosismo que es Zapateado de Sarasate, el solo más emblemático de Antonio Ruiz Soler. El bailarín y director del BNE, que estrenó en 1946 en el Teatro Bellas Artes de México y reestrenó con el Ballet Nacional el 14 de junio de 1981 en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. Según publicó David Hornillo en el diario Cordópolis: “Velasco realizó una ejecución exquisita, destacando en ella la técnica y limpieza de sus pies. Se trata de un baile lleno de matices y expresividad. En los solos de pie, cuando la música cesaba, el bailarín reproducía perfectamente la melodía del motivo principal de esta conocidísima pieza. Levantó los aplausos del público en reiteradas ocasiones, y es que, realmente, no era para menos”.

Para Javier Latorre, Premio Nacional de Danza 2011, fue una de las noches más importantes de su vida, según confesó. Además del Ballet Nacional de España, actuaron en el homenaje, entre otros, el Ballet Flamenco de Andalucía, los bailarines Eva Yerbabuena, Marco Flores, Cristian Lozano, Tamara López, Shoji Kojima, Pedro de Córdoba, Karen Lugo, Mara Martín y Encarna López; los músicos Víctor el Tomate, Juan Campallo, Tino Van der Sman, Juan Gómez ‘Chicuelo’, Pedro Navarro, Paco Jarana; y los cantaores Enrique El Extremeño, Tomás García, El Londro, Mellizo, y Antonio Campos.

Visto 303 veces
Valora este artículo
(0 votos)