Rubén Olmo, nuevo director del BNE

Primera semana con Rubén Olmo como director del Ballet Nacional de España Vídeo: Jesús Ávila

Desde el 1 de septiembre el bailarín y coreógrafo Rubén Olmo (Sevilla, 1980) ocupa el cargo de director del Ballet Nacional de España. 

Rubén Olmo, Premio Nacional de Danza 2015, ejercía hasta ahora como director del Ballet Flamenco de Andalucía, institución dependiente de la Junta de Andalucía para la que fue elegido en 2011. En esa etapa ha estrenado montajes propios como Llanto por Ignacio Sánchez Mejías o La muerte de un minotauro.

Anteriormente, formó su propia compañía, para la que creó espectáculos como Érase una vez que era, estrenado en el Teatro Albéniz de Madrid (2003), Belmonte (Teatro Albéniz de Madrid, 2006), Pinocchio (Teatros de la Villa de Madrid, 2007), Tranquilo alboroto (Teatro Central de Sevilla, 2010), Las tentaciones de Poe (Teatro Central de Sevilla, 2012), Horas contigo (Teatro Fernán Gómez, 2018), Naturalmente Flamenco (Festival de Jerez, 2019) y Diálogo de Navegante (Bienal de Málaga, 2019).

En 1998, con 18 años, se incorporó al cuerpo de baile del Ballet Nacional de España (BNE) bajo la dirección de Aída Gómez y ascendió a bailarín solista un año después. Durante su etapa en el BNE actuó en los montajes Luz de alma, con coreografía de Javier Latorre; La Celestina, coreografiada por Ramón Oller y con dirección escénica de Adolfo Marsillach; Poeta, de Javier Latorre; Carmen, de José Antonio Ruiz; Ritmos, de Alberto Lorca; Oripando (Farruca), de Israel Galván; y Grito (Alegrías), de Antonio Canales. Dejó la Compañía en 2002.
Tras ser seleccionado mediante concurso público en abril de 2019, ha vuelto al Ballet Nacional de España con la intención de trabajar para la preservación, la difusión y la movilidad del repertorio tradicional de la Danza Española, incorporando además nuevas creaciones y abriendo las puertas a las vanguardias y la experimentación.

Entre sus proyectos a desarrollar durante su etapa como director se encuentran la alternancia de grandes producciones con montajes más ajustados y arriesgados, que permitan ampliar la presencia nacional e internacional del Ballet Nacional de España. En este sentido, fomentará la colaboración con creadores internacionales y la cooperación con el resto de unidades del INAEM y con instituciones públicas y empresas privadas del resto de comunidades autónomas y de otros países. Intentará de esta forma conseguir una gestión económica más sostenible, transparente y eficiente de los recursos. Tampoco olvidará las actividades de inclusión de personas con capacidades diferentes y de atracción de nuevos públicos, especialmente el familiar, que el BNE ya había puesto en marcha.

Visto 167 veces
Valora este artículo
(1 Voto)