Imprimir esta página

Santiago de Chile, última parada de la gira latinoamericana del Ballet Nacional de España

El programa que interpretó el BNE en el Teatro Las Condes de Santiago de Chile del 20 al 23 de junio estaba compuesto por las obras Encuentro, Ser, Bolero y Suite Sevilla.

Hacía 16 años que el Ballet Nacional de España no actuaba en Chile, donde se repitió la buena acogida recibida en Buenos Aires.

 

Tras sus actuaciones en Argentina, el Ballet Nacional de España continuó su gira sudamericana en el Teatro Las Condes de Santiago de Chile, donde actuó del 20 al 23 de junio. Como confirmó el director Antonio Najarro, el principal objetivo de la gira es “que un público que no nos ha visto en muchos años descubra el estado actual y la calidad en la que se encuentra actualmente la compañía”.

El programa que presentó el Ballet Nacional de España en su visita a Chile, tras 16 años de ausencia, fue un recorrido por todas sus posibilidades expresivas, desde la danza española a la vanguardia, sin olvidar el flamenco. “Quiero que el público se lleve una visión lo más completa posible de lo que hacemos en el ballet, y que se vaya de la sala viendo lo versátiles que son los bailarines del Ballet Nacional de España actualmente. Además, aspiro a que vean que la danza española es muy amplia, que abarca muchos estilos, pasado y futuro”, afirmó Antonio Najarro.

La primera de las obras representadas, Encuentro. Cantiñas de Córdoba, es una coreografía creada por Mercedes Ruiz en la que se pone en valor el juego entre el hombre y la mujer. En este número es muy importante el uso de la bata de cola en la mujer como accesorio que potencia su feminidad frente a la fuerza y energía del hombre. Esta obra, con música de Jesús Torres y dramaturgia a cargo de David Picazo, se estrenó en 2015 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

También se estrenó en el mismo escenario en 2015 Ser, una idea original de Antonio Najarro con la colaboración en el diseño de vestuario de Teresa Helbig. La coreografía, inspirada en la danza estilizada, pero con movimientos y formas muy personales, hace brillar la capacidad técnica de Inmaculada Salomón, primera bailarina del BNE. Siguiendo la evolución de la música compuesta por Fernando Egozcue, la bailarina se transforma en una mujer transgresora, fuerte y decidida apoyada por un complejo toque de castañuelas y un uso expresivo de una larga bata de cola.

La única pieza del espectáculo que no contó con música en directo fue Bolero. El Ballet Nacional de España interpretó la versión de Rafael Aguilar, que aprovecha la base rítmica del bolero compuesto por Maurice Ravel para expresar de forma más libre la esencia de la obra.

Como colofón del programa, Antonio Najarro seleccionó una de sus creaciones, Suite Sevilla, donde fusiona danza clásica española con tendencias vanguardistas tanto musicales como dancísticas, y su propio estilo personal. Esta obra, con partitura de Rafael Riqueni, fue galardonada en 2012 con el Premio al Mejor Espectáculo de Danza de la Temporada en la XXI edición Premios Teatro De Rojas de Toledo, que otorga el público.

Más de 3.200 espectadores pudieron disfrutar en el Teatro Las Condes de Santiago de Chile, que vendió todas las localidades de cada función del programa presentado por el Ballet Nacional de España durante la última etapa de su exitosa gira sudamericana.

Visto 119 veces
Valora este artículo
(0 votos)